Endurecen freno a flujo migratorio

La detención de migrantes indocumentados en 2019 registró uno de sus picos más altos de la última década.

Juan Villeda

De acuerdo con datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, el año pasado las autoridades mexicanas detuvieron a 186 mil 750 extranjeros, 42 por ciento más que en 2018, cuando sumaron 131 mil 445.

Sin embargo, dicha cifra no es la más alta de los últimos años. En 2015, el Instituto Nacional de Migración (INM) detuvo a 198 mil 141 indocumentados, y desde ese año hasta 2018 se registraron menos arrestos.

El año pasado, en respuesta a las caravanas de migrantes que llegaron a territorio nacional con la intención de llegar a Estados Unidos, la actual Administración federal optó en un primer momento por una política de tolerancia.

Durante el primer trimestre del 2019, se detuvieron a 32 mil 223 extranjeros, cifra similar al mismo periodo del 2018.

Sin embargo, ante el aumento del volumen del flujo migratorio y el amago de Estados Unidos de imponer aranceles a la exportaciones mexicanas, el Gobierno adoptó medidas de control fronterizo y aumentó la detención de indocumentados.

Entre abril y junio, el INM detuvo a 75 mil 790 indocumentados. A partir de julio, los arrestos registraron disminuciones mensuales, hasta llegar a 7 mil 305 en diciembre.

De los migrantes asegurados en 2019, el 80 por ciento eran originarios de Centroamérica: 79 mil 627, de Honduras, 52 mil 525, de Guatemala y 22 mil 267, de El Salvador.

También, se reportó un aumento considerable de arrestos de cubanos. En 2018, fueron detenidos 492 isleños, mientras que el año pasado sumaron 7 mil 352.

Según la Unidad de Política Migratoria, casi el 70 por ciento de las detenciones ocurrió en cuatro estados del sur del país: 81 mil 351, en Chiapas; 22 mil 80, en Veracruz; 17 mil 310, en Tabasco, y 8 mil 619, en Oaxaca.

Por otro lado, el año pasado, fueron retornados a sus países 123 mil 239 migrantes, sólo 6 por ciento más que en el mismo periodo del 2018.

Del total de deportados el 49 por ciento fueron de Honduras, el 35 por ciento de Guatemala y el 12 por ciento de El Salvador.

Apenas la semana pasada, el Canciller Marcelo Ebrard destacó la reducción en el número de migrantes indocumentados detenidos en la frontera sur de Estados Unidos que se ha registrado en los últimos meses tras la estrategia de contención del Gobierno federal.

Organizaciones civiles han señalado que las políticas implementadas para contener el paso de migrantes no son sostenibles y que a la larga el flujo se podría volver a incrementar.

A su vez, los migrantes que aún se encuentran retenidos en estaciones del INM han denunciado malos tratos por parte de las autoridades mexicanas.

Fuente: Reforma